Intereses ordinarios en los prestamos hipotecarios

¿Qué son los intereses ordinarios de un préstamo hipotecario?

Los intereses ordinarios de un prestamo hipotecario son los que se establecen como contraprestación del servicio que te ofrece la entidad financiera. Es decir, son el precio que pagas a cambio de que el banco te adelante el dinero con la condición de devolvérselo en el plazo acordado.

Ahora bien, estos intereses ordinarios o remuneratorios pueden llegar a considerarse usurarios si superan de manera excesiva el precio del dinero en el momento de la firma. En ese caso, podríamos estar hablando de usura cuando la operación crediticia no se rige por el principio de transparencia, incluye clausulas abusivas que el deudor no ha tenido más remedio que aceptar y los intereses son desproporcionados.

La usura y los intereses ordinarios

Si has firmado un prestamo hipotecario y consideras que los intereses ordinarios que te ha incluido el banco son leoninos, pero no has tenido más remedio que firmar o lo has hecho desde la inexperiencia o el desconocimiento, podemos afirmar que eres víctima de un caso de usura.

Para ello, la opción que te recomendamos es que consultes con un abogado especializado que revise el contrato del préstamo o la escritura y compruebe si se ajusta a la legislación vigente o, por el contrario, contiene clausulas abusivas.

Ten en cuenta que el propio Tribunal Supremo, en su sentencia del 25 de noviembre de 2015, definió el concepto de intereses remuneratorios usurarios en base al artículo 1 de la Ley de Represión de la Usura. Para ello, han de ser desproporcionados al precio del dinero y haber sido aceptados por el prestatario en una situación desesperada, por falta de experiencia o por estar limitado en sus facultades mentales.

Si tu préstamo se considera usurario, ten en cuenta que solo estás obligado a devolver el capital principal que te fue prestado sin los intereses.

Sin comentarios

Añadir un comentario