ECENARRO ABOGADOS ha obtenido una importante Sentencia que anula la compra de Obligaciones Subordinadas, por parte de un matrimonio, emitidas por el extinto Banco Popular, A PESAR de haber sido convertidas en acciones y éstas adquiridas por el Banco Santander: En este caso se trata de obligaciones subordinadas del Banco Popular por valor de 40.000 euros que, como consecuencia de la resolución de la misma declarada por la Autoridad comunitaria competente (JUR) el 7 de junio de 2.017, que se extendió a esta clase de productos financieros (Instrumentos híbridos de capital nivel 2), fueron convertidas en acciones de nueva emisión del Banco Popular Español y a continuación compradas por el Banco de Santander SA por UN EURO.

Ello quiere decir que las acciones en las que se convirtió la financiación subordinada de los demandantes ya no le pertenecían por haber sido transmitidas por el FROB, sin necesidad de su consentimiento, a la entidad compradora ( Banco Santander S.A).

Para los demandantes aquella inversión inicial, por importe de 40.000 euros, en obligaciones subordinadas del Banco Popular (más tarde acciones que adquirió el Banco Santander SA por UN EURO en su conjunto ) quedó en nada: Sus ahorros se esfumaron.

La Sentencia del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción núm. 4 de Torrelavega estimó íntegramente la demanda y declaró la nulidad del contrato de adquisición - de 27 de noviembre de 2.011 - de 40 títulos de aquellas obligaciones subordinadas condenando al Banco Popular español SA, ahora el Banco Santander S.A, a devolver a los demandantes el importe total del capital invertido ( 40.000 euros ) más sus intereses legales desde27 de noviembre de 2.011, así como al reembolso de cualquier interés, gasto o comisión cobrados por aquella compra, a pesar de que dichas obligaciones subordinadas se habían convertido en acciones que el 7 d junio de 2.017 se habían adquirido por el Banco Santander S.A pagando por toda la emisión de financiación subordinada UN euro.

Además condenó en costas a la entidad demandada.

La Audiencia Provincial de Santander ha desestimado el recurso que contra aquella sentencia interpuso el Banco, confirmando la Sentencia del Juzgado e imponiendo, de nuevo, las costas del Recurso al Banco.

La peculiaridad de la Sentencia es que anula asimismo todo contrato que traía causa del negocio nulo inicial, aun cuando las acciones fueran ya propiedad del Banco Santander SA por el acuerdo de Resolución d e la JUR de 7 de junio de 2.017, quedando sin efecto, en cuanto a estos demandantes se refiere, la conversión en acciones de aquellas obligaciones subordinadas para ser adquiridas coetáneamente por Banco Santander S.A.