undefined

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción núm. 4 de Torrelavega ha condenado a Banco Sabadell a devolver a un cliente todo lo que, como interreses de un préstamo hipotecario contratado por el demandante, ha venido pagando a la entidad desde que se formalizó el préstamo ascendiendo a un importe 45.191,29 €. La entidad sólo ha abonado, por ahora, una suma de 16.242,15 €, por lo que ha sido decretado el embargo de su patrimonio por el propio juzgado hasta la suma de 63.191,29 €. (Una de las pocas ocasiones en que el embargado es el Banco y el ejecutante el consumidor).

El despacho Ecenarro Abogados se ha encargado de la defensa del cliente de la entidad