Una Sentencia del Juzgado de Primera Instancia núm. 10 de Santander ha condenado a la operadora VODAFONE a indemnizar a una consumidora con 3.000 euros por intromisión ilegítima a su honor, al incluirle en dos Registros "de morosos", aun cuando la demandante había comunicado fehacientemente a la empresa la resolución de su contrato que no llegó jamás a ser operativo. Igualmente, la operadora ha tenido que anular la hipotética deuda exigida a la consumidora, a pesar de no haberle prestado servicio alguno.

La demandante ha sido defendida por el despacho Ecenarro Abogados.